Twitter

martes, 23 de agosto de 2011

madrid 2011 (:

Tras pocos días de descanso, toca reflexionar, reflexionar sobre los días que hemos vivido, unas jornadas que prometían, jornadas que esperábamos con emoción y enorme ilusión, que comenzaban con una invasión vallisoletana al polideportivo de Alcalá de henares, y a sus restaurantes cercanos, ya que la chequeras del peregrino tenían que ser estrenadas, y tras horas de espera así lo hicieron, dispuestos para ir a Madrid, en el cercanías, que se haría nuestro elemento fundamental en estos días para acercarnos a las cosas, al llegar allí, multitudes de gente inundaban las calles, cadenas de peregrinos que esperaban no ser separadas, cánticos a voz de grito que indicaban la procedencia de cada uno, banderas, miles de banderas hondeando, calor, un calor agobiante, que había que soportar a golpe de abanico y con mucha agua, beber agua, mojaros, no dejaban de repetir por megafonia, y allí estábamos por fin, después de haber conseguido un sitio como para unos 30 rodeados de otros cientos, que nos sonreían, cantaban al unisono y compartían con nosotros la gran eucaristía de inaguración, a pesar de la distancia y algún que otro golpe de calor, esta transcurrió bien, y sin incidentes, contentos volvimos a lo que ahora se había convertido en nuestra casa, Alcalá, a dormir, un nuevo día se presentaba, con la catequesis de los obispos, la verdad para jóvenes jóvenes, no eran ni esta ni la de los otros dos días consecutivos, ya que el cansancio, el sueño y el calor estaba visible en nuestras caras, tras comer otra vez volvíamos a Madrid como cada día, entonando nuestros cánticos y no dejando indiferente a nadie, tarde en el retiro, miles y miles de peregrinos rondaban por allí, después de descansar un poco asistimos a la vigilia de la luz de csf donde nos reencontramos con algún que otro amigo silense y pasamos un buen rato, vuelta a Alcalá, al día siguiente por la tarde, el retiro nos esperaba para descansar y más aún ese día que llegaba el santo padre, después de refrescarnos y relajarnos nos aproximamos a coger sitio por el paseo del prado a una sombra delante de la gran pantalla, esperando la gran llegada, que estuvo bastante bien, y finalizamos la jornada en el retiro en el concierto de unos canadienses en el que conocimos a montones de peregrinos de muchas partes del mundo, muy majos todos por cierto, al día siguiente tras nuestra entretenidisima jornada mañanera, vuelta a Madrid, retiro y paseo del prado nos esperaban para ver el viacrucis con los pasos de semana santa, día que había cercanías hasta más tarde, día que no había concierto en Madrid, así que con las mismas nos volvimos para tener en Alcalá una jornada nocturna de relax, con guitarras y nuestras voces, ya sábado por fin, todos con los trastos preparados para emprender nuestro viaje a 4 vientos, allí llegamos, cargados de energía y con ganas de pasárnoslo super bien, miles miles y miles de peregrinos llenaban el aeródromo, puertas cerradas, voluntarios que no controlaban muy bien la situación, gente histérica e impaciente, nos impidieron entrar en nuestra zona la zona e1 dentro del aeródromo, donde los acreditados, en el sito que nos pertenecía, resignación, indignación, impotencia, rabia y miles de sentimientos a flor de piel al ver que nos quedaríamos a las puertas de ver al santo padre en nuestro sitio determinado, ocupando un sitio que nos parecía que estaba infinitamente lejos, conseguimos acomodarnos delante de una gran pantalla, sin obtener respuesta alguna de por que no podíamos entrar, lágrimas recorrían la cara de los peregrinos, lágrimas que conseguimos transformar en sonrisas, con nuestro positivismo, alegría y cariño, y nos disponíamos a ver la vigilia, la vigilia de los jóvenes de la que no como nos gustaría pudimos formar parte, a todo esto se le añadió una tromba de agua, que no dejaba seco nada, arrasaba con todo, pero ahí seguíamos los jóvenes, tras una noche más o menos ajetreada. Llegaba el domingo, día de la misa en la que por desgracia tampoco podíamos presenciarla desde el sitio que nos estaba asignado, con caras de sueño y sin desayuno, la vivimos con la emoción que nos caracteriza a los jóvenes, y con las mismas esperando no cruzarnos con el millón y medio de peregrinos que allí estábamos, volvimos a nuestra casa, nuestra casa provisional, para comer algo ducharnos y emprender el viaje de vuelta. Días de emociones, días de alegrías, días de desilusiones, decepciones, días en los que las cosas no son tan fáciles como parecen y días en los que los imposibles también existen, días de juventud, de multitud de jóvenes unidos por la misma causa, días que superamos con la mejor de nuestras sonrisas y nunca dejamos de decir, ESTA ES LA JUVENTUD DEL PAPA... esta es la juventud de Cristo, siempre dispuesta a superar cualquier obstáculo. No hay mejor experiencia que esta, gracias por todo familia, ha sido una irrepetible jornada mundial de la juventud, y esperemos que lo siga siendo en Brasil 2013 :D Jornada Mundial de la Juventud

1 comentario:

  1. Que bien escribes, que bonito!!

    http://justohana.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total

Seguidores